El Hospital se une a la celebración del día mundial del enfermo


 

 


Día del Enfermo




El 11 de febrero es la fecha mundial para celebrar el día del enfermo. El Papa Juan Pablo II, luego de sufrir el atentado contra su vida en el año 81, que lo obligó a permanecer varios meses hospitalizado, tomó la decisión de visitar a la santísima virgen de Lourdes en Francia para ofrecer este día a la intención especial por los enfermos de cuerpo y mente. Desde entonces esta fecha ha sido mundialmente reconocida para dedicar sus esfuerzos a la recuperación de las personas que sufren por su salud. 

 



 

En el día mundial del enfermo el Hospital Universitario San Vicente de Paúl comparte las siguientes recomendaciones para el cuidado de su familiar o amigo:

•  Siga las instrucciones del médico y evite consejos de personas ajenas para usar otros tratatamientos, esto puede causarle más daño que beneficio.


•  No anteponga sus problemas económicos para evadir su apoyo al familiar enfermo. Las dificultades económicos tienen alguna solución, pero la pérdida de la salud pone a prueba su capacidad para enfrentar la vida.


•  Cuando tenga un familiar o amigo enfermo, prefiera la llamada de saludo que la visita, a no ser que explícitamente le pidan que vaya a visitarlo.


•  No le haga reclamos a su cónyuge, hijo, hermano o amigo cuando esté enfermo u hospitalizado, cada tema tiene su momento . Espere a que se solucione su problema de salud.


•  Sea optimista, transmita a su familiar enfermo alegría y ánimo, esto le ayudará en su recuperación.
 
 


 

Plegaria del Enfermo

Viviendo estoy con temor de ser vencido,
por esta enfermedad que me atormenta.
Ella quiere arrancar mi alma sin protesta
y yo la quiero negar hasta vivir lo no vivido.

Mi mal también es temer a lo que ignoro,
es sobrellevar solo esta ausencia,
es sentir la cercanía de mi esencia
y es incluso llorar por lo que lloro.

Dulce enfermedad, Señor, para tenerte,
para llenar el silencio y el vacío
que me ha dejado el fragor y el desvarío
de no haber querido siempre retenerte.

Dadme Señor el valor que me motiva
para aceptar mi partida, si tú quieres, 
o si apartarme el cáliz tú prefieres,
dádmelo para amarte mientras viva.

Dulce enfermedad para tenerte.  

Ivor Natayev

Más Noticias

Hacemos parte de la Red de Alta Complejidad de San Vicente Fundación