Nuestro Hospital Universitario llega a 500 trasplantes de hígado

El Hospital Universitario de San Vicente Fundación llega a 500 trasplantes de hígado

 

  • El Hospital Universitario de San Vicente Fundación mantiene su liderazgo en trasplantes a nivel nacional y latinoamericano.
  • Un trasplante hepático es necesario cuando el paciente padece de una enfermedad crónica o una falla hepática aguda.
  • Los cuidados del paciente luego de un trasplante deben ser completos y rigurosos, incluyendo los cuidados nutricionales.

 

El Hospital Universitario de San Vicente Fundación llega al trasplante número 500 de hígado gracias al trabajo, el esfuerzo y el compromiso coordinado entre los grupos de especialistas, personal asistencial y de apoyo, la Coordinación Regional de Trasplantes, los coordinadores de trasplantes y la comunidad en general.

 

El trasplante de hígado es solicitado para pacientes que padecen una enfermedad crónica o una falla hepática aguda. Entre el 80% y el 90% de los trasplantes de hígado están asociados a enfermedades crónicas que llevan a la cirrosis, resultado final del daño crónico del hígado que se presenta por diferentes causas; en Colombia son más comunes la cirrosis provocada por el consumo de alcohol, que representa un 34%, y el resto a otros patologías como la hepatitis B, la hepatitis C y la inflamación por infiltración de grasa del hígado (NASH).

 

En un porcentaje menor, pero no menos importante, está la falla hepática aguda que lleva a algunos pacientes que la padecen a necesitar un trasplante de hígado por causas como: infecciones, el consumo excesivo de algunos medicamentos, de algunas plantas naturistas usadas como medicamentos alternativos y el consumo de algunas drogas recreativas como el éxtasis.

 

Luego de cualquier trasplante el paciente debe seguir algunas recomendaciones importantes y así promover su autocuiado, conocer la dosis y el horario para el consumo de los medicamentos, asistir a las citas de seguimiento, hacerse las pruebas de laboratorio según la necesidad, monitorear su peso, su presión sanguínea y la temperatura, son algunos de los cuidados básicos que el paciente debe tener para contribuir con su recuperación e incorporarse a la vida diaria. El índice de supervivencia de un paciente trasplantado es de 85% durante el 1° año y de 78% durante los primeros 3 años.

 

Para el Hospital y para el grupo de trasplante hepático es un principio básico devolver personas útiles a la sociedad, sin convertir el trasplante en una limitante física, psicológica o social para la vida diaria.

 

Los pacientes trasplantados deben mantener un estilo de vida saludable que incluya una dieta balanceada, ejercicio y chequeos médicos de rutina. Algunas recomendaciones nutricionales para el paciente trasplantado tienen que ver con el consumo de alimentos en buen estado, la verificación de la fecha de vencimiento y las características físicas como el empaque, el color y el olor de estos.

 

El Hospital Universitario cuenta con un grupo especializado que trabaja en sinergia y está conformado por: nefrólogos, hepatólogos, cirujanos de trasplantes, anestesiólogos y psiquiatras; personal de enfermería, instrumentación quirúrgica, personal especializado en maxilofacial, trabajo social, nutrición y todo el personal de cuidados intensivos que participa en el post operatorio del paciente. Este equipo hace parte de una atención integral desde el enfoque biopsicosocial del paciente.

 

La Institución sigue siendo la IPS líder a nivel nacional y latinoamericano. Hasta la fecha el Hospital ha realizado un número aproximado de 5 mil trasplantes, entre los que se encuentran: Renal, Hepático, Hígado-Riñón, Riñón-Páncreas, Corazón, Páncreas, Médula Ósea, Laringe, Tráquea, Laringe-Tráquea, Laringe-Esófago, Células Madre e Intestino Delgado.

 

Aunque la cultura de la donación de órganos ha disminuido a nivel nacional, en Antioquia se ha fortalecido la donación de órganos gracias a la generosidad de las personas, en el Hospital seguimos trabajando en la promoción de la donación como un acto altruista con el único objetivo de dar vida y generar oportunidades de un mejor estar a todas las personas que hoy necesitan un trasplante, permitiéndoles así la reintegración a la vida familiar, social y productiva.

 

Queremos invitar a toda la comunidad para que conozca el significado real de la generosidad tanto al ser donantes como al ser promotores promulgando la importancia de la donación de órganos. Todos podemos ser donantes y contribuir a preservar la vida. Comprometámonos a generar cultura de donación entre nuestros familiares y demás entornos en los cuales nos movemos diariamente”, así afirmó Nora Elena Rodas Velásquez, Jefe de la Unidad de Trasplantes y Cardiovascular del Hospital Universitario de San Vicente Fundación.

 

 

Más Noticias

Hacemos parte de la Red de Alta Complejidad de San Vicente Fundación